*/?>

15 de Noviembre del 2017

Origen de las extorsiones. Marta Yolanda y Jorge comparten algunas reflexiones acerca del origen de las extorsiones. Durante un reciente llamado perpetrado a una telefónica, fue exigido un total de cien mil quetzales como parte de una extorsión. Especulaciones de varios ciudadanos indicaron que la llamada se trataba de un delincuente específico, el cual se encuentra en la cárcel actualmente. ¿Las extorsiones se coordinan desde la cárcel? Parece ser la coartada perfecta para que los criminales no se involucren en futuros casos. Por su parte las autoridades encuentran más sencillo robar recursos públicos a través de programas de refacción escolar, construcción de puentes y compra de medicamentos, en lugar de cumplir con sus funciones básicas de seguridad y justicia. Su incompetencia crea un sistema no atractivo a la inversión, por lo que la economía nacional cada empeora y la única solución de los burócratas es continuar extorsionando con más impuestos a los tributarios.

No venimos a jugar

Jorge y Marta Yolanda comparten junto a María Dolores Arias quien amplía su artículo publicado en República GT, titulado “No venimos a jugar”. En él hace referencia a la grabación telefónica que circuló en medios sociales durante el fin de semana, respecto a un llamado de extorsión a una empresa telefónica. “No venimos a jugar” afirmó el delincuente. No basta una amenaza para disuadir a las personas, estas deben tener certeza de la alta probabilidad que existe para que la amenaza se cumpla. Este principio lo conocen muy bien los criminales y los extorsionistas en particular. El ataque en contra de los trabajadores fue perpetrado. Efectivamente no juegan, a diferencia de las autoridades que involucran la cadena de justicia en el país. Lamentablemente quienes no juegan son los criminales y no el gobierno en contra de ellos.

peculaciones de varios ciudadanos indicaron que la llamada se trataba de un delincuente específico, el cual se encuentra en la cárcel actualmente. ¿Las extorsiones se coordinan desde la cárcel? Parece ser la coartada perfecta para que los criminales no se involucren en futuros casos. Por su parte las autoridades encuentran más sencillo robar recursos públicos a través de programas de refacción escolar, construcción de puentes y compra de medicamentos, en lugar de cumplir con sus funciones básicas de seguridad y justicia. Su incompetencia crea un sistema no atractivo a la inversión, por lo que la economía nacional cada empeora y la única solución de los burócratas es continuar extorsionando con más impuestos a los tributarios. No venimos a jugar Jorge y Marta Yolanda comparten junto a María Dolores Arias quien amplía su artículo publicado en República GT, titulado “No venimos a jugar”. En él hace referencia a la grabación telefónica que circuló en medios sociales durante el fin de semana, respecto a un llamado de extorsión a una empresa telefónica. “No venimos a jugar” afirmó el delincuente. No basta una amenaza para disuadir a las personas, estas deben tener certeza de la alta probabilidad que existe para que la amenaza se cumpla. Este principio lo conocen muy bien los criminales y los extorsionistas en particular. El ataque en contra de los trabajadores fue perpetrado. Efectivamente no juegan, a diferencia de las autoridades que involucran la cadena de justicia en el país. Lamentablemente quienes no juegan son los criminales y no el gobierno en contra de ellos.


VIDEO

LiberCast



Suscríbete a nuestro podcast en tu aplicación favorita:
Apple Podcast
Spotify
PodBean
Google Podcast
OverCast
CastBox

Artículos relacionados

Nombre (requerido)


Email (requerido) (no se publicará)

Envíanos tus preguntas o comentarios